Política de Cookies

Continental-neumáticos

Continental vuelve al mercado agrícola con los primeros neumáticos radiales premium para operaciones de su nueva gama. Al mismo tiempo que se han lanzado los neumáticos Tractor70 y Tractor85, Continental también ha comenzado la producción de neumáticos agrícolas en su fábrica de Lousado (Portugal). Esta planta de última generación se ha construido en menos de dos años con una inversión de 49,9 millones de euros. La presentación oficial de esta factoría ha sido este martes, a la que CAMPO asistió invitado.

Con los modelos Tractor70 y Tractor85, Continental lanza dos neumáticos convencionales para tractores. Ambos ofrecen una gran robustez y duración, garantizando, a la vez, una mayor comodidad en la conducción y una suave manejabilidad y tracción en tierra. Incorporan, además, una nueva tecnología en el talón y están fabricados con un innovador material de nailon cuya patente, que llevará el nombre de N.flex, está pendiente.

Estos neumáticos llevan la etiqueta Engineered for Efficiency, que certifica que han sido diseñados para mejorar el rendimiento de la maquinaria, así como la calidad de su trabajo, reduciendo el número de recursos necesarios. Tras el lanzamiento de los neumáticos estándar Tractor70 y Tractor85, la gama se incrementará hasta alcanzar las 100 dimensiones en 2019.

Una fábrica de alta tecnología

Junto con el inicio de la producción de su nueva gama de neumáticos radiales premium, Continental Commercial Specialty Tires (CST) ha inaugurado una nueva planta de producción en Lousado (Portugal).

“Nuestra fábrica de neumáticos agrícolas en Lousado es una de las más avanzadas del Grupo Continental y de toda la industria de neumáticos agrícolas”, ha afirmado Pedro Carreira, director de la factoría de Lousado. La planta dispone de tecnologías de producción de última generación que permiten una fabricación más precisa de los neumáticos. Sus innovadoras bobinadoras permiten que los materiales se distribuyan uniformemente para crear un neumático lo más redondo posible.

Estas máquinas utilizan también la tecnología de talón, que se ha desarrollado especialmente paragarantizar la robustez, optimizar el montaje y el ajuste de la llanta en los neumáticos agrícolas. La tecnología ASIC se emplea para asegurar la distribución a temperatura baja constante durante la vulcanización, tanto dentro como fuera del neumático, lo que tiene un efecto positivo tanto en la eficiencia de la planta como en la resistencia a la rodadura del neumático.

Además, la fábrica se ha construido siguiendo directrices ergonómicas, por lo que pueden usarse vehículos guiados automáticamente (AGV) y dispositivos de elevación para el transporte de los neumáticos agrícolas.

También se ha construido un centro de pruebas adyacente a la fábrica, donde el equipo local de I+D, en estrecha cooperación con el equipo principal en Hannover, pondrá a prueba la calidad de los neumáticos producidos y trabajará en la optimización y desarrollo de los productos agrícolas.