Política de Cookies

Argo-Tractors

La compañía fabrica y comercializa los Landini y McCormick, ubica su sede española en la entidad tordesillana de Villamarciel (Valladolid)

El grupo dará aquí servicio a sus distribuidores, con parcelas para que el agricultor pueda conducir

Confort, tecnología y muchos modelos. Castilla y León contará en breve con una opción fiable y de la más alta calidad para mejorar su equipamiento de tractores para el trabajo agrícola gracias a la disponibilidad de Landini y McCormick. Y es que Argo Tractors tendrá a pleno rendimiento en septiembre la nueva sede que ahora está habilitando en España. El lugar elegido es visible a la perfección desde la A62 en la localidad de Villamarciel, que pertenece al municipio de Tordesillas y dista 20 kilómetros de la ciudad de Valladolid.

Argo Tractors hace así una apuesta decidida y con muchos ases en su mano para que resulte ganadora. Se establecen en Castilla León con el convencimiento de que es la comunidad con mayor proyección agrícola. Estar en el centro de la provincia vallisoletana hace más fácil que distribuidores y clientes contacten de manera presencial con la prestigiosa empresa italiana. Este será el foco perfecto para comunicar al agricultor profesional las virtudes de su amplio catálogo de maquinaria agrícola, que aún muchos desconocen.

En más de cien países

Argo Tractors es la empresa familiar de los Morra, un grupo con tres marcas de tractores: Landini y McCormick. Son dos nombres históricos. Por ejemplo, Landini acumula 143 años de historia. Una familia de constructores de máquinas agrícolas, un grupo familiar completamente dedicado a la ingeniería, producción y comercialización de tractores agrícolas es la dueña y administradora.

La familia Morra decide también de primera mano la mayor parte de las particularidades del asentamiento en Castilla y León. Hasta ahora su centro neurálgico español estaba en Barcelona. Simeone Morra (director corporate business) y Antonio Salvaterra (marketing manager) viajan periódicamente hasta Villamarciel. Antonio Esteve es su persona de confianza como responsable de Argo Tractors Ibérica, la filial en España.

“Somos un grupo internacional que factura 460 millones de euros. Vendemos tractores en 108 países del mundo. Estamos muy internacionalizados porque más del 85% de la producción se exporta: tenemos 180 importadores y 2.500 concesionarios”, detalla Simeone Morra para acreditar la dilatada experiencia y la garantía que supone hacer la labores agrícolas con una máquina de Argo Tractors.

Además de en España, trabajan en países como Alemania, Francia, Estados Unidos, México, Brasil y Sudáfrica con filiales de las que allí también depende una eficiente red de concesionarios.

Es importante su filosofía de empresa muy integrada en la concepción y producción del tractor. “Tenemos una gama muy amplia”, afirma con orgullo Morra para referirse a que comenzaron con tractores de 33 caballos y ya han llegado a disponer de motores de 310 caballos. “En los últimos tres años hemos renovado completamente toda la gama. Se trata de un producto moderno, que responde a las exigencias del agricultor europeo. También tenemos diferentes familias de producto para atender las necesidades de la agricultura y del mercado, según lo que necesitan en África, Asia o América”, explica.

España, históricamente para la compañía italiana de maquinaria, es un mercado importante de Landini. Además, en el último año han invertido muchísimo en media y alta potencia, que están comercializando en McCormick.

“Pensamos que en España tenemos un gran margen de crecimiento porque el grupo Argo Tractors y Landini están muy presentes y con mucha fuerza en el segmento del tractor especializado para la viña,en la media potencia, y tenemos la ambición de crecer además en el mercado de media y alta potencia”, avanza. En esta dirección va dirigida la inversión que han decidido llevar a cabo para la nueva ubicación de la filial en Castilla y León.

Agro Tractors dispone de productos reconocidos por su contenido tecnológico, muy bien adaptado al agricultor profesional español; que se hallan principalmente en la región castellanoleonesa. “Con el traslado a Villamarciel vamos a transmitir esta voluntad de crecer en la media y alta potencia, a mostrar el producto”. En la sede de la filial dispondrán de un campo de cinco hectáreas para las pruebas de los tractores. Allí presentarán toda la gama de productos y un aula de formación (comercial y técnica).

Todo les permitirá comunicar y demostrar mucho más que lo que han hecho hasta ahora. “Hoy es el producto Landini, el producto McCormick y el Grupo Argo para el agricultor profesional. Es el motivo principal por el que hemos decidido revolucionar nuestra presencia en el mercado español”, desvela Simeone Morra.

Para conocer y probar

La ambición se centra en reforzar y mejorar su red de distribución. Así, el nuevo centro de Villamarciel será un apoyo para todos sus concesionarios. Nunca un punto de venta directa. La mejora consistirá en ayudar a la distribución a profesionalizarse y a anticipar cuáles serán las necesidades del agricultor en el trabajo relacionado con el uso del tractor. “Haremos una red de distribución más moderna, que debe conocer el producto en lo comercial y técnico, debe haber un apoyo para la comunicación, conocimiento del mercado… Todo esto, nuestra red de distribución de hoy para el futuro, lo tendrá en el nueva sede de Tordesillas”, avanzan.

Habrá formación de producto y técnica, así como la posibilidad de que el cliente vea y pruebe el tractor.La razón es que actualmente no se puede pensar que cada concesionario tenga disponibles de manera permanente las treinta familias de producto, con un total de 470 modelos diferentes.

“Aquí tendremos una representación completa de la gama de productos, a donde el concesionario puede llevar al cliente y el profesional puede hacer el cursillo técnico o comercial. No es una filial para la venta directa, es para el apoyo comercial, de marketing, de formación… Y servirá para impulsar la imagen de Landini y de McCormick”, se proponen.

En la compañía italiana opinan que el agricultor español todavía es marquista porque no conoce McCormick, Landini o Argo Tractors.

Para remediar esto, y mejorar en su actividad profesional y en la rentabilidad debe probar el centro de Argo Tractors en Villamarciel: “Debe probar el tractor, debe darse la oportunidad de comparar el que ha manejado hasta ahora con los Landini y McCormick. Seguro que le van a sorprender. Tenemos la experiencia de agricultores que el año pasado han cambiado por tractores de 150 o 160 caballos, un X7 de variación continua. En un año alguno ha hecho 2.500 horas con su tractor y está encantado”, se ufana.

Es un tractor de alta potencia con un nivel de confort y de tecnología que le sirve al agricultor profesional español y europeo. “Es un producto de calidad y de confort”, define Morra convencido y satisfecho con la máquina que ofrece.

Una relación personal con la marca

Simeone-Morra_Convention-Mondiale-di-Argo-Tractors-in-Italia-2013Argo Tractors tiene en España sesenta distribuidores. En Castilla y León están ahora actualizando su red, con el objetivo de contar al menos con uno por provincia. Ya han detectado mucho interés en el sector por formar parte de este ilusionante proyecto, que en 2016 creció un 32% en ventas. “El interés es grande por formar para del Grupo Argo, que está haciendo una inversión importante en el mercado español”, ratifica Morra.

“Lo vemos como un mercado de gran potencialidad”, insiste. “Teníamos un producto excepcional para el viñedo y ahora hemos presentado la nueva serie de Landini. También tenemos los X7 de McCormick; de características técnicas muy destacadas por su transmisión y con todos los sistemas inteligentes como el GPS. Y llegaremos con el X8 a final de año, que va de 260 a 310 caballos. Es una inversión importante para nuestro grupo”, apuntala.

Simeone Morra se muestra convencido de que el agricultor que no conoce sus tractores debe ponerse en contacto con ellos. Eso han hecho durante los dos últimos años en diferentes países, en los cuales los profesionales han conocido los productos McCormick y Landini y ahora hay mucha diferencia la percepción que antes tenían.

El esfuerzo está siendo muy importante para llevar a cabo una completa renovación en la gama, una inversión significativa en la fábrica italiana donde se trabaja con una gran filosofía de calidad. Ahora es el momento para Argo Tractors de invertir en comunicación, en formación, de llevar el mensaje al agricultor. En los próximo cinco años, además de en la fábrica, se volcarán en cada país para hacer demostraciones, para difundir en Internet, redes sociales y CRM su labor. “Es un cambio de filosofía importante que vamos a llevar a la Red. Va a ser todo más personal para el marketing y para la formación”, anuncia quien gestiona las filiales de Argo Tractors.